rss facebook twitter
Unidad Pastoral de San Vicente de la Barquera

Misioneros Claretianos


FOLIA 2013

JPEG - 56.1 KB

San Vicente de la Barquera
LA FOLIA MÁS MULTITUDINARIA

La Virgen de la Barquera se ha echado a la mar para poner, como cada año, el cierre de gala a La Folía de San Vicente, considerada Fiesta de Interés Turístico Nacional. La villa se ha llenado de fieles, que han acompañado a su patrona en el tradicional camino hacia el puerto, donde ha sido embarcada en el pesquero ‘Nuevo Mar Gloria’, para iniciar la procesión marítima que, finalmente, la devolvió a su santuario.

No se recuerda una Folía tan multitudinaria como la de esta última edición. Miles de personas abarrotaron San Vicente, aprovechando el calor veraniego que parecía haber esperado a la celebración para mostrarse con todo su poder, tras un invierno húmedo y demasiado largo.

Pero no sólo de barquereños se alimentó la fiesta, sino que fueron numerosos los visitantes foráneos que quisieron acercarse a la villa. San Vicente cobró vida desde muy temprano. La Banda de Cornetas y Tambores tocó diana floreada a las 8.00 horas, para, a continuación, dirigirse al Ayuntamiento, y participar en la recepción de autoridades antes de acudir a la iglesia de Santa María de los Ángeles, donde se ofició una misa solemne, cantada por la Coral Barquera.

San Vicente rezuma actividad. Las terrazas, llenas; las calles, pobladas de familias, con niños, que se cruzan con picayos y miembros de la Escuela Municipal de Folclore, como Olvido y Rosaura, que han participado durante la mañana en el pasacalles y ahora reponen fuerzas. «Con nuestra labor, intentamos recuperar el traje montañés y el marinero de gala desde el siglo XIX», comenta Rosaura.

Mientras tanto, el ‘Nuevo Mar Gloria’ aguarda, atracado en el puerto y custodiado por agentes de la Guardia Civil de Tráfico. En total, 150 personas han velado durante estos días por la seguridad durante La Folía, pertenecientes a Cruz Roja, Protección Civil, Guardia Civil de Mar, Seguridad Ciudadana, Salvamento Marítimo y efectivos del 112.

Poco a poco, el empinado camino que conduce a la parroquia va llenándose de visitantes que desean asistir a los primeros instantes de la procesión. En la puerta del Ayuntamiento se encuentra el alcalde del municipio, Julián Vélez, que no esconde su felicidad. «El clima es excelente –opina–. Es una satisfacción ver a todo el mundo con cara de fiesta, disfrutando en la calle y sin intención de irse a casa a comer».

Sueño y orgullo de picaya

En el interior, la patrona preside la iglesia, vestida de gala frente al altar y custodiada por miembros de la Cofradía Mayor de la Virgen de la Barquera. La gente se entretiene sacándose fotos junto a la imagen, mientras las picayas se acercan ordenadamente, pandereta en mano. Entre ellas, Sandra Fernández. «Para nosotras es un orgullo y un sueño cantar a la Virgen de la Barquera –dice–. Cuando me eligieron hace dos años no me lo podía creer».

Las jóvenes de la localidad deben tener, como mínimo, 16 años para poder ser nombradas picayas, siempre y cuando sean solteras. Tras cumplir varios años de ensayo, por fin pueden cantar durante la procesión. Los muchachos de la localidad, por su parte, se convierten en portadores de la imagen. Son 40 los jóvenes –en grupos de 12– que realizan esta labor, levantando los más de 400 kilos del paso.

A las seis en punto, un gran silencio recibe la salida de la Virgen entre el repique de campanas. Los miembros de la Banda de Cornetas de Tambores comienzan a tocar y los barquereños elevan a su patrona. En ese momento, se inicia el trayecto hacia el puerto. El obispo de Santander, Vicente Jiménez Zamora, preside la comitiva, en la que también se encuentran el presidente del Gobierno de Cantabria, Ignacio Diego, así como el expresidente regional, Miguel Ángel Revilla –que acudió en compañía del exconsejero Francisco Javier López Marcano– y la secretaria general del PSC-PSOE, Rosa Eva Díaz Tezanos, junto a otras autoridades.

Camino hacia la mar

Los fieles emprendieron la procesión, entonando melodías de cariño hacia su patrona. «Virgencita de la Barquera, de las flores eres la flor», cantaban las vecinas más veteranas. Los aplausos y los vítores marcaban el camino. Mientras tanto, los porteadores, muy concentrados, se relevaban cada pocos metros. Uno de ellos es José Antonio, de 26 años, que lleva nueve realizando esta exigente faceta de la fiesta. «Es una tradición que hay que mantener –afirma en un momento de descanso–. El peso se nota al principio, pero luego, cuando estás metido en la procesión, se olvida».

Una multitud espera en el puerto. Cuando apenas quedan unos pocos metros, la comitiva se detiene y las picayas se sitúan frente a la Virgen para dedicarle sus canciones. Es uno de los momentos más esperados. La actuación es recibida con júbilo por los vecinos de San Vicente que, finalmente, rodean el ‘Nuevo Mar Gloria’ para despedir a su patrona entre fuegos artificiales, camino de su santuario.





Direccion

C/ Alta, 12
39540 San Vicente de la Barquera
(Cantabria)
Tel: 942.710.026




Calendario
septiembre de 2018 :

Rien pour ce mois

agosto de 2018 | octubre de 2018

Próximamente...